Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Resiliencia y tenacidad mental

A primera vista, la fortaleza mental y la resistencia pueden parecer una y la misma. En algunos aspectos, esto es correcto y los términos a menudo van de la mano. Sin embargo, existen algunas diferencias clave en lo que son estas dos habilidades y lo que pueden hacer por usted.

La resiliencia es la capacidad de recuperarse de un fracaso. Cuando nos recuperamos de completar una tarea sin éxito e intentamos nuevamente, esto es resiliencia. No hay ninguna implicación sobre cómo un individuo puede sentirse acerca de una situación difícil, sólo que se recupera de ella.

La tenacidad mental, por otro lado, es más una cuestión de resistencia. Es la capacidad de uno para mantener la fortaleza frente a la adversidad. Si tienes fortaleza mental, es probable que seas resistente. Sin embargo, ser resistente no significa necesariamente que tengas fortaleza mental.

Resiliencia

La resiliencia es la forma en que manejamos el fracaso. El fracaso es una parte inevitable de cualquier proceso exitoso. Puede intentar una tarea decenas de veces, o incluso cientos de veces antes de tener éxito.

Tomemos a Thomas Edison, por ejemplo, falló miles de veces antes de encontrar con éxito una manera de inventar la bombilla. No se rindió a pesar de que falló suficientes veces para desanimar a la persona promedio.

En cambio, aprendió de sus errores y creó uno de los inventos más importantes de la era moderna. Su capacidad para volver a intentarlo después de cada intento fallido es un ejemplo de resistencia.

Tenacidad mental

La tenacidad mental es la capacidad de resistir y superar las dudas y preocupaciones que surgen al enfrentar desafíos. Las habilidades espirituales y físicas pueden ser necesarias para completar una tarea, pero la fortaleza mental es la diferencia clave para separar lo bueno de lo grandioso.

Una forma de pensar en la fortaleza mental es que es parte de la resiliencia, pero también parte de permanecer confiado y positivo al enfrentar la adversidad. La resiliencia por sí sola te dará la capacidad de volver a intentarlo, pero la fortaleza mental te proporcionará la mentalidad adecuada para superar un desafío.

Aunque la tenacidad mental y la resiliencia a menudo se usan indistintamente, tienen connotaciones algo diferentes. La tenacidad mental es resiliencia con el beneficio adicional de mantener una mentalidad positiva que le permite enfrentar desafíos que de otra manera serían agotadores mentalmente.

Si completa una tarea sólo con la capacidad de recuperación, es posible que al final de la misma se sienta angustiado mentalmente. La tenacidad mental le dará el mismo resultado, pero al final del día, su forma de pensar será más fuerte y menos afectada por pensamientos negativos. Ésta es la diferencia clave entre resiliencia y tenacidad mental.

Deja un comentario