Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

El turismo y la infancia prostituida

El turismo y la,

infancia prostituida

Cada día aumenta el número de niños y niñas prostituidos en todo el mundo. Los casos de abusos, de prostitución y de pornografía infantil han aparecido constantemente en los medios de comunicación.

¿Es que antes no existía esta explotación? Siempre se ha abusado de la infancia, pero probablemente nunca se había llegado a un nivel de comercialización tan feroz y global como el día de hoy en día. En Asia, los occidentales ayudaron a crear el negocio de la prostitución infantil. Algunos burdeles datan de la guerra de Vietnam o estaban situados alrededor de algunas bases militares de los EE.UU. En Camboya, India, Filipinas, China, Tailandia, Taiwán y otros países, muchos niñ@s son esclavos sexuales. El desarrollo económico del sudeste asiático no ha ayudado a reducir este problema, continúa habiendo miseria y cuando no es la propia gente del país la que compra o rapta a los niñ@s para la prostitución, son los propios niños y niñas los que, para sobrevivir, se prostituyen en cualquier esquina.

El principal flujo de turistas ávidos de sexo infantil proviene de países económicamente desarrollados (Europa occidental, América del Norte, Australia, Nueva Zelanda, Japón) y se extiende por los países más pobres del sudeste Asiático, América Latina y el Caribe. Algunos países de Europa del Este, desde la caída del Telón de Acero (término acuñado para definir la política de aislamiento establecida  por la unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) desde la II Guerra mundial durante la denominación de Guerra fría, que implicó una rígida censura y restricciones para salir del país , están empezando atraer turistas sexuales y a exportar niñ@s  prostituidos/as hacia las zonas vecinas. Ya sea  por medio de “tour-operators”, que explícitamente preparan viajes con oferta sexual de menores incluida o bien por vía libre , el usuario de la prostitución infantil busca la impunidad que ofrece el ejercicio de esta actividad en el Tercer Mundo. Otros son sencillamente viajeros que por miedo al SIDA no están contagiados porque son muy jóvenes, cuando ésta es una creencia absolutamente errónea. Vía Internet también, los explotadores sexuales han encontrado un potente medio de comunicación para intercambiar pornografía infantil o para informarse sobre nuevos “destinos turísticos”

«Los niños que quedaron en el orfanato por culpa de guerras son víctimas de estos psicópatas  que deben estar en la cárcel, pero también hay personas que tienen fundaciones y han recogido a muchos pequeñitos víctimas de la prostitución infantil, el único famoso que lo hizo y jamás lo dijo, fue el grande Ricky Martin y hay otros casos de padres que exponen a sus hijos en redes sociales,( por simple ignorancia o frivolidad) o simplemente no les prestan atención y estos pequeños conocen a sus propios abusadores en la misma Internet , hace muchos años ocurrió una desgracia en Perú, con un niño de 12 años.. ya saben a qué me refiero. Sé que es duro tocar estos temas, pero es mejor tomar consciencia del mundo en que vivimos, para prevenir.. y así evitar que estos enfermos hagan de las suyas.»

“Nunca dejen a un niño solo con un adulto ni aunque sea conocido ni desconocido y mucho menos si es un cura,”

8 comentarios en «El turismo y la infancia prostituida»

  1. Triste pero cierto y de muy difícil resolución es el tema que has tratado … como también de inmenso valor para que cada quien sea en todo momento consciente de no dejar nunca expuestos a ningún menor… sobretodo con un cura…genial epílogo!…

    Responder
    • Muchas gracias Horacio por tu comentario y es que de eso se trata de concientizar a los adultos, ya que por la ignorancia de estos, los niños son siempre las víctimas y con secuelas cuando son adultos, más vale prevenir que tener adultos que en muchas ocasiones repiten los mismos patrones de conducta a los cuales fueron sometidos.
      Muchas gracias por su genial comentario 🙂

      Responder

Deja un comentario