Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Vida sublime vs Vicios

Vivimos en un entorno abarrotado infestado de muchos vicios en forma de «si», «peros», «por qué», etc., que son todas las causas de irritación y discusión. Nuestro cuerpo está formado por virtudes y vicios adquiridos a lo largo de la vida. Es necesario desarraigar los vicios, la inhumanidad, los males y absorber las virtudes para nutrir las partes vitales de nuestro cuerpo para llevar una vida sana, tersa y tranquila. Las palabras si, peros y por qué, etc. son como un grano, cuando no se quitan los zapatos (vida) inmediatamente, nos lastimarán gravemente durante toda la vida y retrasarán nuestra velocidad. Son como motas de polvo en los ojos, siempre irritantes. También estos son como una espina en nuestros pies pinchando con un dolor insoportable. Por lo tanto, deberíamos recoger esta cizaña y malas hierbas de nuestra vida para evitar paralizar y abatir el espíritu. Tenga en cuenta que cada cuerpo tiene que afrontar el resultado de sus propios actos, individualmente. Ningún otro organismo es responsable de ello. Por lo tanto, debemos eliminar lo mismo para evitar la vida sedentaria. Si no estamos alerta y no nos preocupamos de mantener a raya los vicios, con el tiempo, pueden tomar forma fea más adelante y quitarnos los encantos de nuestra vida. La vida que se nos concede es un estado de despertar sin lugar para la pereza. Sírvete de ti mismo, dijo Swami Vivekananda. Así que levántate pronto de tu letargo. Mark Twain ha dicho acertadamente: es su entorno humano el que crea el clima.

Echemos luz sobre nuestros principales vicios. Estos son la lujuria, el ego, el apego, la codicia, el egoísmo, la ira, la envidia, la argumentación, la pereza, la rivalidad con los demás, los prejuicios, la visión desequilibrada, el antagonismo con los demás, el servilismo de alguien, etc. Una persona infligida con vicios demuestra que carece de fe implícita y visión en cada cosa y su vida no tiene propósito y está llena de grietas y dudas que lo llevan al mundo inferior después de reducir lentamente su vida. Los vicios se inmiscuyen en nuestras vidas en forma de baches y baches de vez en cuando debido a nuestro descuido. Estos son de muchos tipos y tamaños que deben erradicarse antes de que levanten su cabeza de hidra en cualquier momento y envuelvan nuestras vidas. Se deben eliminar todo tipo de cardos que pellizcan, de lo contrario la vida se volverá angustiada en lugar de deslumbrante.

Por otro lado, una persona que absorbe virtudes prospera en la vida, ya que las virtudes son como adornar la vida con lentejuelas y tachonar con gemas brillantes para una navegación suave, saludable y progresiva. Uno puede alcanzar excelentes cualidades sólo si, sinceramente, abandona los vicios. Algunas de las virtudes son la compasión, la paz, el amor, la humildad, el perdón, la determinación, la alegría, el control y el dominio de los sentidos, la realización de Dios, la elevación de la sociedad, la interconfesión, la hermandad, la concentración, la naturaleza altruista e inmaculada, el discernimiento, la moderación, la actitud positiva, actitud y esperanza que es fundamento de la vida, etc. Las virtudes castigan nuestro carácter y santifican el alma haciendo digna nuestra vida presente y futura. Para lograr este propósito, nuestra crianza debe ser perfecta, como separar piedras y paja (vicios) del trigo, etc. mediante aventado y tamizado. El pueblo virtuoso renuncia al destino con fe firme en las decisiones del Todopoderoso. Ganan por medios justos sólo para lo necesario en la vida, ayudan a los necesitados y actúan con sensatez en cada acción y trato. Estas personas usan palabras agradables y elaboradas en su idioma. Sus atributos son puros y sólo brindan verdadera felicidad y paz. Tal personaje lleva a uno al reino de Dios dejando dulces recuerdos en este mundo.

En primer lugar tenemos que desintoxicarnos de la escoria de nuestros vicios en nuestro cuerpo. La única forma de eliminar los vicios por completo de nuestra vida es resolver todos los días, con fuerza de voluntad y mente pura, hacerlo. Al absorber este hábito de manera persistente y concentrar las energías, como cargar las baterías de nuestra vida, de vez en cuando, hará el truco para un funcionamiento suave. La eliminación de si, peros y por qué, etc. (vicios) elimina muchos rizos de nuestra vida y alisa las arrugas.

No se debe olvidar el famoso adagio: «Lo que siembras, así cosecharás». Cuando Dios habita dentro de ti, todas tus acciones se fortalecerán automáticamente. También Dios nos ha dado esta preciosa vida y si no lo hemos realizado con nuestras virtudes y discernimiento, entonces no hemos logrado absolutamente nada. El discernimiento entre lo bueno y lo malo es como observar y reconocer las dos caras de una moneda, el anverso y el adverso para minimizar nuestras preocupaciones con previsión. Con cualidades virtuosas nuestra vida se volverá melodiosa. Tulsidasa dice en una de sus coplas: Los tontos siguen los vicios del Mahabharata en lugar de los ejemplos virtuosos del Ramayana. En cualquier etapa de la vida en la que nos encontremos, todavía es tiempo de ajustar nuestros cabos sueltos para que salgamos con esperanza. No debemos alimentar los sueños falsos y quedar atrapados en nuestra trampa hecha por nosotros mismos, donde la salida se vuelve difícil. Además, no debemos visualizar los problemas de antemano sin ninguna base y razón y actuar con negatividad. Espere pacientemente para planificar hasta que llegue el momento de cruzar el puente. Al contrario, debido a nuestras virtudes, las manos propicias del Señor siempre permanecerán sobre nuestros hombros. Si acumulamos sólo las virtudes en nuestra vida, es posible que no llevemos la insoportable carga pesada de vicios al final de la vida. Un gran y famoso laureado y visionario, Shri HanumaPoddar, ha dicho con razón: Las enfermedades no pueden ser erradicadas únicamente con medicamentos y hospitales. La erradicación de las enfermedades sólo es posible mediante el control de los sentidos y la pureza de la mente que garantizan nuestra salud física, mental y espiritual. Las virtudes y el buen carácter son las gemas incomparables de nuestra vida. Nuestra vida aburrida y estéril comenzará a florecer. La dirección de nuestro pensamiento y nuestra vida cambia para mejorar. Es posible que uno se convierta en un apostáteles de cambio / transformación. Ore a Dios por su sabiduría y sublimidad.

2 comentarios en «Vida sublime vs Vicios»

  1. Muy buen aporte, los vicios nos llevan por un camino fácil por el cual mientras más nos adentrarnos más difícil nos será volver atrás.
    Las virtudes a veces requieren voluntad, un trabajo y disciplina personal… Lamentablemente muchos se dejan llevar sólo por lo fácil y placentero.

    Responder

Deja un comentario