Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Venezuela está llorando…….

Observando la inmensa y bella geografía del país, sentía y oía internamente una voz que cantaba: Yo soy Venezuela, soy la Joya de luz, la prístina esencia de la libertad.

Cuando escucho la verdad de ésta nueva Venezuela, es imposible no sentir melancolía e interna añoranza por ese país que pertenece al núcleo de nuestra familia Latinoamericana.

Puedo percibir en las calles de Lima, mucha tristeza en nuestros hermanos venezolanos. Así que pregunté a mucho de ellos: ¿Estás triste? ¿Estás llorando? ¿Quién eres? Escuché la voz de uno de ellos que me contestó lo siguiente, mientras yo seguía mi viaje vertiginoso por mi ciudad.

_ Yo soy venezolano. Sí, en realidad, estoy muy triste. Lloro de tristeza porque mi país está derrumbado por un gobierno tirano y despiadado, tuve que escapar porque no tengo ni un pan que comer, estoy en un país ajeno con algo de esperanza aún, vendo arepas por necesidad pero no sé qué me piden , ni qué más desean de mí. Y me seguía narrando…..

No había otra opción; sólo escapar para no morir de hambre; me dijo este venezolano y al referirse a su país, entre sollozos murmuros escuché atentamente: Nos sobra tierras para la agricultura, hermosas playas, montes inmensos, enormes ríos caudalosos, abundante ganadería, un buen clima, mucha agua, bellos paisajes…Ningún país del mundo ofrece a sus hijos tal acumulación de privilegiadas condiciones y riquezas; pero sin embargo el gobierno despiadado de Nicolás Maduro, no lo aprecia porque ni es venezolano, así que el dolor de Venezuela no le importa;  despilfarran nuestras riquezas entre todos los que apoyan a tal villano presidente y nosotros; el pueblo, no existe para ellos, más que sólo para recibir migajas, nos tratan mal, abusan de la ignorancia de muchos, y atropellan la libertad de expresión de los que tan sólo intentan alzar su voz de protesta.

A  medida que este venezolano me hablaba, vino a mi mente ese país que hoy derrama lágrimas. Me transporté allí y pude ver los lugares hermosos e inmensos: Cordilleras, ríos enormes, grandes playas doradas, llanuras ilimitadas y la gente tan solidaria de Venezuela, es el único país que conozco que cuando ven a un extranjero en la calle, lo invitan a comer en casa,  te tratan tan bien que sientes que son tu familia, así son los venezolanos alegres y querendones, aunque esa alegría fue opacada ya; por desolación, hambre y todo lo que trae consigo la dictadura por ende la miseria.

Hasta ahora podemos observar nada de cambios, sigue la misma política hambreadora para los que no apoyan el régimen dictatorial de este tirano sin neuronas que tomó por asalto Venezuela derrumbándolo, quebrantando la fe y la esperanza del pueblo venezolano para convertirlo en un infierno en el que antes de quemarse en éste, escapan miles y miles más y  ¿Quién no lo haría si su casa se quema? ¿Alguien que tiene sentimientos no albergaría con amor a quien herido escapa de un incendio?

El bello país de Venezuela llora por sus hijos que, cada día son aprisionados, esclavizados debido al egoísmo de unos pocos pertenecientes a la élite política, social, económica, religiosa, todas ellas aliadas entre sí para buscar provecho personal. Llenas de codicia y desdén, han entorpecido los caminos de esta “Tierra de Gracia”; pero ya les llegará la hora en que hayan de rendir cuentas por sus malos sanos actos. Invoquen la Justicia Divina, el Amor y la Paz para que las viejas estructuras de egoísmo y codicia se rompan, de manera que surja la Venezuela triunfante de entre las ruinas caducas que tanto atormentan y ya no puedan dar más de sí mismas. Estamos seguros que los venezolanos que luchan y no pierden la FE, lograran sus propósitos. ¡Sigan adelante!

Hace falta una renovación de los medios políticos, sociales, económicos y en todos los aspectos del vivir. Confiamos en que Venezuela vuelva a brillar nuevamente.

Me indigna que Venezuela no haya sigo protegido por la ONU, OEA, y por todas las entidades que dicen promover la paz y defender los derechos humanos, estas instituciones como vemos están demás, pues en los ojos del mundo se perpetuó el fraude a Capriles, la OEA, dijo “aquí no pasa nada”, hay presos políticos pero para la ONU, “tampoco pasa nada”.

Pero nosotros sí podemos hacer puede que poco o mucho por nuestros hermanos venezolanos; es muy fácil; acogerlos con amor, mientras más amor demos a otros, el camino se alumbrará para todos y surgirá una nueva dimensión llena de  luz  hacia un nuevo mundo.

Gracias a los que ayudan a un Ser, que está lejos de su hogar, pasando penurias. Esa ayuda les será recompensada.

12 comentarios en «Venezuela está llorando…….»

  1. Hermosa Eunice tiempo que no escribias, soy Mateo de Argentina tu fiel seguidor
    dejame decirte morocha hermosa que me hiciste llorar
    nunca leí tan bello escrito en solidaridad con otro país
    Sos increible belleza de hermosa mirada ♥

    Responder
  2. Hermana gracias por esa apología a mi país y por esos sentimientos que son de un corazón grande.
    Eres un orgullo del Perú por gente como tú volvería a escoger peru
    Gracias por todo y mas.

    Responder
  3. Este articulo me llego a mi corazon señorita Eunice
    Veo que ud es muy joven pero con mucha sabiduria, compasión y cultura
    le saludo desde Paraguay
    y Saludos al bello Perú

    Responder
  4. gracias hermosa soy venozolano trabajando en tu lindo pais
    ya te habia leido pero no pense que sientieras tanto nuestro dolor
    con lagrimas en los ojos he leido como has narrado a mi venezuela bendita de una forma tan hermosa
    Nunca conoci mujer tan sabia.
    VIVA EL PERÚ PERO MAS POR USTED ♥

    Responder
  5. ademas de ser hermoso el articulo, es un llamado a la tolerancia, compasión, solidaridad
    y el retrato de lo que es Venezuela es triste un pais que lo tenia todo.
    Gracias Eunice
    Yo te saludo desde Lima Peru, tu compatriota que te lee pero cuando no escribes mas no sé a quien leer,.
    Eres inigualable. 🙂

    Responder
  6. Muy bueno el artículo que publicas, Eunice. Sobretodo porque a parte de tus reflexiones personales, también; casi sin quererlo, es un trabajo de investigación al descubrir el relato y la experiencia en propia persona del padecimiento de una persona que ha vivido de primera mano todo lo que acontece en el pueblo hermano de Venezuela. Por cierto, muy bien relatado. Ojala la situación cambie y aprovechen mejor los inmensos recursos de ese país, y no quede expoliado para el enriquecimiento de unos pocos. Y mientras el pueblo pasa escasez de todo tipo. No se lo merecen los hermanos venezolanos.

    Un saludo.

    Joaquín Melián Ramírez

    Responder

Deja un comentario