Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

El término corrupción proviene del vocablo latino “corrumpere” que significa decir “echar a perder”. Asimismo el Diccionario de la Lengua Española señala como significado de la palabra corrupción: “Vicio o abuso introducido en las cosas no materiales, así como corrupción de costumbres”. También es importante establecer que el verbo corromper tiene varios significados, como “alterar o trastocar alguna cosa”, “echar a perder depravar”, dañar o podrir, “oler mal”, “pervertir”, “seducir a una persona”, “sobornar a alguien con dádivas o de cualquier otra manera”.

La corrupción suele incluir promesas, amenazas, o ambas; puede iniciarla un funcionario público o un cliente interesado; puede acarrear actos de omisión o comisión; involucrar servicios ilícitos, hallarse dentro o fuera de la organización pública. Los límites de la corrupción son difíciles de definir y dependen de las leyes y costumbres locales. Además hace permeable el poder, su obtención y su mantenimiento, contribuyendo a acentuar la pobreza, a nutrir al narcotráfico y en fin, ser causante muchas veces de violencia. La corrupción no es un fenómeno reciente. Hace 2,300 años, el primer ministro Brahman de Chandragupta escribió una lista de por lo menos cuarenta formas de obtener dinero del gobierno de forma fraudulenta.

En la Grecia clásica, Demóstenes fue acusado de malversación de los caudales públicos. En Roma, Cicerón criticó como práctica corrupta el pillaje de los pueblos conquistados y la dilapidación de los bienes del Estado. Platón habló del gobierno en las leyes: “los servidores de la nación” —decía-, deben prestar servicios sin recibir presentes…”

En la antigua China, se les daba a los funcionarios un suplemento extra llamado Yang-Lien, que quería decir algo así como “fomentar la anticorruptibilidad”. Aparentemente este estímulo económico solía faltar con frecuencia en su propósito de controlar el robo. La Edad media presentó muchos ejemplos de corrupción y en los siglos sub-siguientes la historia está matizada por el mal uso del patrimonio social. En el parlamento inglés, por ejemplo, se dieron varios casos de compra de escaños. En Francia Luis XV estuvo acusado de especulación con el trigo. Se relata que a principios de siglo en los Estados Unidos, en los periódicos de Washington, se denunciaban abiertamente las “influencias” de miembros del congreso y del ejecutivo.

La corrupción abarca a toda la sociedad, no sólo a los organismos gubernamentales. En el caso de los partidos políticos  por ejemplo, encontramos que para obtener el poder y mantenerlo, manipulan a las masas. Los partidos más que espacios de representación de intereses ciudadanos, han operado como instrumentos al servicio de  una clase empresarial y política de la que derivan beneficios personales y la compra de candidaturas son un fenómeno generalizado, que se da con distinto grado e intensidad en los diferentes países.

A estos mecanismos corruptos se agrega el tema del financiamiento de las campañas electorales caso; el ex mandatario del Perú Ollanta Humala recibió más de US$16 millones durante campaña presidencial entre los años 2008-2011 desde Venezuela, y la falta de transparencia en cuanto al origen de los fondos.. Curioso dato, Venezuela es un país que su pueblo sufre hambre y absoluta miseria, Indignante que su presidente haya despilfarrado el dinero de los venezolanos para campañas electorales de otros países como Perú, algo ya admitido por éste ex mandatario y esposa que hoy están en la cárcel, así que es un vil acto de corrupción entre el que recibió y el que entregó. Además que muchas de estas ayudas provienen del crimen organizado, del narcotráfico y de grupos económicos del poder. Todo esto pone en riesgo la credibilidad del sistema democrático. Los sondeos de opinión muestran en mayoría de los países de la región que congresos y partidos políticos tienen mala imagen, que la gente ve a los políticos más dedicados a la búsqueda del poder por el poder mismo que a utilizarlo en beneficio de los demás, y que hay una marcada predisposición a utilizar el poder para enriquecerse en forma ilegítima.

   “Siglo XXI, cuando la globalización yace en el planeta y ésta se  comunica “digitalmente, la humanidad todavía   no enmienda su camino. Hasta que no reivindique la trascendencia de los valores, el mundo seguirá descansando. Por suerte, las iniciativas que buscan difundir las buenas costumbres en la población tienen cada vez más arraigo. Tras despertar de un largo sueño de indiferencia, los seres humanos están dispuestos a dibujar un nuevo rostro en el mundo. Luego de tanta corrupción…”

5 comentarios en «Corrupción»

  1. Elocuente articulo muy bien narrado el caso del ex presidente peruano que deberia devolver el dinero a los pobres venezolanos que ya no tienen ni que comer.
    me encanto el final, eres muy guapa e inteligente
    🙂 saludos

    Responder
  2. Hola guapisima pero que buen escrito mi niña tú si que tienes todas las cualidades de un buen escritor que dice la verdad
    que pena por Venezuela y me alegra que Perú sea un pais que a sus presidentes los meta en la carcel.
    Abrazos desde Barcelona. Te queremos mucho, xoxo.

    Responder
  3. muy buen articulo Eunice muy bien citado el caso de ollanta humala
    y me gusta que citas casos de corrupción en la historia
    leerte a ti es siempre un placer y aprender
    Abrazos

    Responder

Deja un comentario