Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Qué estaba pensando Albert Einstein?

Albert Einstein dijo una vez: No se puede resolver un problema con la misma mente que lo creó. Tienes que reprogramar tu mente; Veamos,

Para resolver un “problema”, necesita comenzar con mente renovada. Por ejemplo, una mujer piensa: Sí puedo cambiar de trabajo, mi vida será mejor, posiblemente, pero la vida no suele funcionar de esa manera. Es probable que esa mujer tenga los mismos pensamientos de siempre. No entra nada nuevo y productivo en su día a día. Si desea efectuar un cambio, salga de sí mismo y observe la situación con ojos nuevos. Vea cómo podría evaluar su problema con una mentalidad diferente.

Pruebe estas seis formas de pensar con una mente diferente y empuje a su genio interior a la acción:

1. Romper patrones. Te encuentras caminando o conduciendo a casa sólo para sobresaltarte y preguntarte ¿cómo llegaste allí?, el camino transcurrió en piloto automático, así funciona la mente si usted no toma el control de ésta, ya que lo correcto es que usted sea quién conduzca a su mente y no al revés.

Los caminos neuronales de su mente son como caminos que conectan bits de información. Aprendes algo conectando los bits. Luego, lo hace una y otra vez hasta que seguir ese camino se vuelve automático, lo que le permite dar un discurso o hacer swing con un palo de golf de manera efectiva.

Los patrones rara vez son fáciles de romper, pero romper un patrón es una forma espléndida de encontrar una solución a un problema recurrente. Los tenderos nos incitan a gastar de más al abastecer sus tiendas con un patrón diseñado por astutos ejecutivos de marketing. Pero los compradores inteligentes imponen sus propios patrones de compra, comprando primero los productos no perecederos para que sus alimentos congelados no se derritan en el camino a casa.

Rompe los viejos patrones de pensamiento probando nuevas formas de realizar una tarea familiar. Vaya a una cafetería desconocida para intercambiar ideas y podrá descubrir nuevas soluciones.

2. Busque nuevos patrones. El concepto de las computadoras de hoy en día se originó con patrones perforados utilizados para tejer telas jacquard ornamentadas. En los primeros telares enormes, los agujeros perforados en un patrón de papel permitían que los ganchos penetraran y agarraran el hilo en las posiciones asignadas, creando el intrincado tejido. Los primeros censores modificaron este patrón para crear tarjetas perforadas, que registraban detalles sobre inmigrantes que ingresaban a Estados Unidos. Posteriormente, IBM expandió este patrón a niveles extraordinarios.

Asimismo, utilizó el patrón de diagnóstico de mis enfermeras (valoración-diagnóstico-intervención-evaluación) para abordar con éxito problemas en mi negocio. Este proceso de incorporar técnicas y patrones de una disciplina para resolver problemas de manera creativa en otra disciplina; puede resultar en soluciones ingeniosas que de otra manera nunca ocurrirían.

3. Cambie una pequeña acción o comportamiento en lugar de ir inmediatamente a su computadora cuando llegue a la oficina, si ése es su hábito, deténgase para escribir una breve lista de lo que quiere lograr, cambiar una acción, incluso una pequeña, a menudo cambiará su proceso de pensamiento. Sacuda su genio interno y descubra sensacionales nuevas posibilidades.

4. Desafía tus obstáculos. Deje de lado la noción de que no tiene suficiente tiempo, energía, dinero o disciplina para hacer lo que sea necesario para tener éxito. Pregúntese con frecuencia: ¿Qué creencias, ideas y actividades están obstruyendo mi progreso? ¿Qué debo cambiar para abolir estos obstáculos? Mi mayor obstáculo es creer que no tengo suficiente tiempo. Cuando desafío ese pensamiento, mágicamente hago que sucedan más cosas.

5. Conviértete en tu propia otra voz. La facultad de periodismo me enseñó a pensar en ambos lados de un problema, como boxeadores que anticipan a un oponente en cada golpe. Cuanto más anticipe las ideas opuestas y su impacto, mejor podrá elaborar estrategias para el éxito y evitar golpes tácticos. Los abogados exitosos pasan tanto tiempo en la mente de su oponente como en la propia. Ya sea que esté resolviendo un problema profesional o personal, practique ser su propia voz.

6. Cuestione todas las suposiciones. Otra cita de Einstein que me gusta es: Lo importante es no dejar de cuestionar. Cito la experiencia de una amiga para abordar con mayor enfoque de visión el tema; ella dice: “siendo la persona más analfabeta de computadoras en mi oficina, no teniendo nociones preconcebidas sobre lo que el software puede y no puede hacer, pienso con una mente completamente diferente a la de nuestros técnicos, muchas veces les pido que hagan que el software funcione de cierta manera. Después de que me digan todas sus suposiciones preconcebidas de por qué no pueden, me encojo de hombros y les digo que lo hagan de todos modos. Dos días después, el software suele funcionar exactamente como lo imaginé”. Es más probable que una mente inquisitiva obtenga respuestas.

A partir de hoy, piense en qué mente tiene trabajando antes de abordar un desafío. Tus problemas no desaparecerán y es posible que no encuentres una solución al instante, pero al mantener las posibilidades en juego, permites que tu cerebro encuentre fácilmente una solución más adelante. ¡Tuve que escabullirme de mi clase de yoga para anotar ideas porque tuve Eureka! momentos en medio de una asana. Puede que nunca pienses como Albert Einstein, pero nuevos patrones, nuevos pensamientos y nuevos comportamientos impulsarán el genio que llevas dentro.

Deja un comentario