Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Cómo lidiar con la adversidad

Sacaremos del corazón del mismo sufrimiento los medios de inspiración y supervivencia.

«Winston Churchill»

Recuerdo haber leído hace algún tiempo sobre un estudio de la longevidad en humanos. Ha habido una gran cantidad de investigaciones científicas sobre las razones por las que algunas personas son longevas pero, por supuesto, si bien varias dietas, regímenes de salud y diferencias regionales o étnicas a menudo están vinculadas a una vida prolongada, es una relación de causa y efecto muy difícil para determinar porque hay muchas otras variables involucradas. Sin embargo, el estudio que recuerdo no dedicó tanto tiempo a la salud y la dieta como muchos otros. Los investigadores dedicaron tiempo a observar y entrevistar a varias personas que están viviendo una vida larga para determinar qué factores comunes compartían estas personas tan diversas.

¿Sabe cuál es el factor más importante que todos compartían: el rasgo que los investigadores determinaron que jugó el papel más importante en sus largas vidas? No era una comida, una fe o una actividad diaria específica. Fue simplemente la forma en que estas personas lidiaron con la adversidad.

Las formas en que estas personas lidiaron con la adversidad variaron. Algunos tenían una gran fe religiosa, otros tenían un entusiasmo insaciable por la vida y otros tenían una gran determinación de poder y por consecuencia superarían las dificultades.

Si lo piensa, esto parece tener sentido. Después de todo, cuanto más vivo esté, más adversidad deberá superar. La vida humana está plagada de adversidades, tanto físicas como emocionales, aunque la experiencia de cada persona varía enormemente. Para sobrevivir a la adversidad, superar la pérdida y la dificultad, y tener éxito en la vida, una persona debe tener recursos internos de los que sacar provecho.

Como dice Oliver Wendell Holmes: “Si tuviera una fórmula para evitar problemas, no la pasaría por alto. El problema crea la capacidad de manejarlo. No acepto los problemas; eso es tan malo como tratarlo como un enemigo. Pero le digo que lo conozca como amigo, porque verá mucho y será mejor que se comunique con él «.

La mayoría de nosotros hemos visto la evidencia de esto incluso si nunca hemos formulado una teoría científica al respecto. Hemos visto al paciente con cáncer diagnosticado y luego ni siquiera vive el tiempo que los médicos predijeron. Hemos visto a un paciente cardíaco diagnosticado que sobrepasa con creces las expectativas, meses y luego años. ¿Qué marca la diferencia entre estos dos grupos de personas? Creo que tiene que ser una voluntad de vivir, algún recurso interior, que un grupo posee y el otro no.

Centrarse en lo que puede hacer, hace el cambio, no en lo que no puede. Y si descubre algo que no puede hacer con una sola mano, entonces pone a trabajar sus considerables habilidades para resolver problemas en una solución. No se limita a reaccionar ante un trágico accidente, sino a buscar soluciones de forma proactiva. Es la actitud por ejemplo ante un accidente con consecuencias

Nadie es santo. Es normal sentirse frustrado por el proceso de prueba y error de su resolución de problemas, pero no pierda el tiempo sintiendo lástima de Ud. Tenemos muchos dones y esos dones incluyen la capacidad de resolver problemas y superar la adversidad.

Cuando llegue el momento de enfrentar la adversidad, hay que enfrentarla con tanta energía, determinación y confianza y por consecuencia salir de ella.

Deja un comentario